“Para ejercer posiciones de liderazgo en las organizaciones, necesitaremos constantemente de coraje. Para conocer y reconocer nuestras virtudes y defectos. Y así, dotarnos de la fortaleza necesaria y movilizarnos desde la empatía. 

Todo lo anterior, con un sólo propósito: establecer vínculos sinceros, que habiliten los cambios al interior de las organizaciones y de nuestros equipos. Generar confianzas, conectar con nuestros compañeros, jefes y colaboradores; dicho en simple, para avanzar con sentido.”

– Tomás Gauthier. Ingeniero Comercial, Coach Ontológico.