Game Over, partamos de nuevo.

Vivimos en un planeta finito, contamos con una vida finita y con un tiempo acotado. No obstante, lo único que parece no tener limites es la capacidad de hacer dinero.