¿Cómo armar una sociedad?

Creamos un concepto. Sustituimos lo uniforme por lo simple y lo auténtico. Disfrazamos de poetas a delincuentes y sin quererlo, eternizamos nuestras mentiras en mundos virtuales.