Sanación


…”Yo cargo mi herida. Con el ego todo mi ser es una herida. Y yo la llevo conmigo. Nadie tiene interés en hacerme daño. Nadie está interesado en herirme intencionalmente; todo el mundo está ocupado en salvaguardar sus propias heridas. ¿Quién tiene pues la energía para hacerlo? Pero aún así sucede, porque estoy tan dispuesto a que se me hieran, tan dispuesto, solamente esperando, deseoso que suceda, cualquier cosa.

Permanezco atento a mi herida. No le ayudo a crecer, dejo que se cure; y esta siendo curada ahoya que estoy en mis raíces. Cuanto menos esté en la cabeza, más se cura la herida. Sin cabeza no hay herida. Vivo una vida sin cabeza. Me desplazo como un ser total y acepto las cosas.

Lo anterior está parafraseado del Tarot de Osho, específicamente de la carta Sanación.

De acuerdo a Osho, cuando estamos bajo la influencia curativa del Rey del Agua, ya no nos ocultamos más de nosotros mismos o de otros. En esta actitud de apertura y aceptación podemos ser curados y ayudar a otros a estar sanos y totales.

El hombre del Tao está sano, curado, es uno.

Aprendizajes (actualizándose)

  1. Mi primer aprendizaje es a dejar de luchar conmigo mismo y aceptarme, cuidarme y respetarme tal cuál soy. Desde ese lugar, podré aceptar a los otros y dejaré de ser víctima.
  2. Acepto lo que ocurrió, no estoy de acuerdo en la forma, pero tomo lo que me sirve para crecer.
  3. Soy YO el que debo proveerme de aquello que no encuentro – o asumo- llegará desde el otro.
  4. Mis juicios sobre los otros hablan de mi inseguridad, mi falta de amor propio, mi auto-exigencia, mi soberbia y mis cárceles mentales.
  5. ¿Cómo expreso mis límites desde la presencia, la fuerza y la potencia, sin destruir al otro?
  6. El pánico de encontrarme conmigo mismo en ese vacío interno.

Iré actualizando este post a medida que me vaya dando cuenta de mi crecimiento.


Originally published at tomas.gauthier.cl.