Podría morir hoy…

Alguna vez una de esas personas del camino de la vida, me entregó su mail y me dijo que le escribiera. Era un Canadiense que estaba de paso por Chile y en el valle del Elqui. En ese minuto estaba con mi primo, mi madre y mi tía. Luego de una conversación acerca de la vida, los miedos, los caminos y las formas en la que enfrentamos, nos dio su tarjeta y emprendió su rumbo.

Un tiempo después, encontré su tarjeta en un cajón y decidí a escribirle. Le conté que estaba en la mitad de mis estudios universitarios -esto ya hace 5 años- y que no tenía muy claro el destino, ni mucho menos cuales eran los pasos a seguir. Que la incertidumbre destruía mis ambiciones y que no confiaba en mis formas ni fondos. Demoró algunos días en responder mis inquietudes, que realmente no sabía porque estaba contándosela a él, un “completo desconocido” que vivía a varios miles de kilómetros de mi casa y de mi país. Su respuesta, una puerta. La extensión del correo superaba por mucho la escueta palabrería que yo había enviado. Se centró en contestar mis dudas y dar guía a los acertijos de mi cabeza. Habló de budismo, de proverbios chinos sobre la sabiduría y los caminos y citó a Cat Stevens.

El escribió: “No sé si te haga sentido, pero creo que para esto hay sólo una canción que determina lo que deberías hacer. Sentir lo que sientes es correcto y la vida se encargará de mostrarte la belleza y el camino… tranquilo. Esta es una canción que habla de como cada uno de nosotros debe armar su sendero. De no esperar a que otros nos digan que hacer y soltar…”

But I might Die Tonigt

(Cat Stevens)

Don’t want to work away / Doin’ just what they all say / “work hard boy and you’ll find / One day you’ll have a job like mine” / ‘cause i know for sure / Nobody should be that poor / To say yes or sink low / Because you happen to say so / Say so you say so / I don’t want to work away / Doing just what they all say / “work hard boy and you’ll find / One day you’ll have a job like mine / Job like mine a job like mine” / “be wise look ahead / Use your eyes” he said / “be straight think right / But i might die tonight”

Hoy no recuerdo su nombre, mas si sus palabras. No creo que él entienda lo que hizo por mi y nunca pude agradecérselo. En otra oportunidad le volví a escribir y no respondió. Me quedo con el simple hecho de quiso ayudarme y que eso era y punto. No necesitaba agradecimientos ni espaldarazos.

Espero esto sea una enseñanza para mi y otros, que no sólo la moneda ayuda, sino también el tiempo, las canciones, el cariño y, por sobre todo, el amor.